Acerca de mi...

Mi foto
Manel Seral Coca
Barcelona, Spain
Este site rinde homenaje al ocultista Manel Seral Coca, profesor de Kabbalah Alquimia y Ocultismo. Escritor e investigador, que trascendió este plano el 14 diciembre de 2005. Como tantos dijeron de él: !no supo "venderse"¡.Era un investigador nato. Su obra, oculta, valga la redundancia, merece ser divulgada. El no tenía tiempo para ello. Quizá, desde la luz, si lo tenga... Porque el saber no tiene precio. Siempre estará en nosotros.
Ver todo mi perfil

Seguidores

18 may. 2010

Aspecto paranormal del fenómeno OVNI


...el científico arrancó por fin la última pata de la araña y le dijo: ¡araña, ven! Pero la araña esta vez no se movió y el científico anotó en su libreta: Cuando a la araña le quitas todas sus patas, se queda sorda".

Adentrarnos en el fenómeno OVNI es, sin duda, introducirnos en una senda peligrosa en la que lo más difícil es mantener el camino de en medio. Las posturas se han radicalizado demasiado y la gente da demasiadas cosas por sentadas.
Lo cierto es que para los científicos más radicales hablar de OVNIs es mencionar algo que debe ser negado a toda costa, incluso al precio de caer en absurdos aún más grandes en busca de una explicación coherente. Por otro lado, para la inmensa mayoría, hablar de OVNIs es hablar de VET, "Vehículos extraterrestres tripulados". Los ufólogos serios se adscriben igualmente a esta idea, si bien reducen los casos, eliminando todos aquellos que pueden tener una explicación coherente y que "inflan" considerablemente las estadísticas de los aficionados que, en su entusiasmo, confunden fácilmente las luces de posición de un avión con una "nave nodriza" dispuesta a soltar su carga de "platos voladores".
Sea como fuere, y dejando de lado a todos aquellos que ven mucho más en función de su deseo de ver que en función de lo que realmente hay, lo cierto es que muchos avistamientos OVNI son explicables, pero que muchos otros no lo son y nos sitúan ante la perspectiva dé un fenómeno que no puede ser negado, que es totalmente real y cuyas implicaciones y secuelas en la mente humana lo son todavía más, luego no puede ser en absoluto ignorado o tomado en broma.
Por otro lado, más allá de constatar que existe un fenómeno, no hay nada que podamos asegurar al respecto. Lo cierto es que, hoy en dial al margen de "shows" melodramáticos como el "Majestic 12" o la enésima versión catastrofista del "contactado" de turno, estamos prácticamente igual que al principio. Hemos acumulado numerosos datos, procedentes de cada vez más numerosos relatos, hemos establecido múltiples especulaciones acerca de la Posible intencionalidad del fenómeno e incluso hemos encontrado algunas constantes que, a menudo, hemos archivado en el cajón de los "olvidadas", junto con algunos casos cuyo relato resulta tan incoherente que preferimos ignorarlos antes de que conviertan en incoherente nuestra interpretación del fenómeno en si.
Sea como fuere, hemos entrado en una especie de círculo vicioso en el que no estamos más cerca de una comprensión del fenómeno que hace 30 años.
¿Qué sucede? ¿Tal vez el fenómeno no tiene más que comprender? ¿O tal vez no avanzamos más porque estamos enfocándolo en una dirección incorrecta?
Me parece que esta última pregunta es la que puede darnos alguna respuesta. Si el fenómeno no avanza es porque, como en el caso de la ararla, nos hemos olvidado de que el fenómeno puede tener explicaciones distintas, tal vez más sobrecogedoras, tal vez menos adaptables a nuestra mentalidad moderna o tal vez sin conexión con la idea de supuestos extraterrestres, sin perder su cualidad de fenómeno. Estamos tratando de demostrar que el fenómeno es lo que creemos que es, si bien no consideramos que pudiéramos estar equivocados. Tal vez sea tiempo de considerar de nuevo todos los casos, incluso los que parecen incoherentes, para tratar de buscar una nueva explicación, recurriendo a todas- y digo todas las perspectivas desde las que se pueda abordar el fenómeno. Tal vez así nos encontremos con rasgos que tienen mucho en común con otros sistemas y conocimientos de las llamadas (a falta de un vocablo mejor) paraciencias.
Si nos concentramos en el "problema nº 1" dentro del fenómeno OVNI, los "contactados", nos daremos cuenta de que prácticamente todo el fenómeno "contactado" conecta con los conocimientos ya desarrollados por la moderna parapsicología.
Para empezar, la mayoría de "contactados" se iniciaron por medios ya de por sí dudosos, como por ejemplo la llamada "Tabla Ouija" o la "Escritura automática". Perdiendo su capacidad crítica (un rasgo típico de los "contactados" en su mayoría), no se les ocurre cuestionarse cómo es posible que hoy se conecte con "extraterrestres" por el mismo sistema con el que ayer se conectaba con "espíritus". ¿Tal vez ambos existen en una misma longitud de onda? Entonces tendremos que recuestionarnos todos nuestros conceptos acerca de lo extraterrestres y de lo que sucede con los espíritus de los desencarnados. ¿Necesitan naves en el "Más Allá"? ¿Tal vez siempre fueron extraterrestres que se disfrazaron de espíritus? Entonces nos engañaron, ¿por qué no pueden seguir haciéndolo? ¿Tal vez siempre han sido espíritus? Entonces nos están engañando ahora, haciéndose pasar por extraterrestres, una macroburla de unos espíritus burlones. Posible pero duro de tragar para algunos. Sea como fuere, algunas modernas corrientes de parapsicólogos, especialmente los vinculados con las líneas ocultistas, sugieren que en ambos casos lo único que hacemos es conectar con nuestro inconsciente profundo, desde donde se nos remite información hacia nuestros niveles conscientes utilizando una "dramatización" apropiada a nuestra forma de pensar, una especie de "psicodrama" que transmite auténtica información aunque "disfrazándose" según el aspecto trascendente que puede sernos más comprensible o aceptable. Según esta última versión no sería ilógico el que el fenómeno se transformase adaptándose a la corriente de pensamiento o filosofía más acorde a los tiempos. En los tiempos en que la creencia en los espíritus del más allá estaba más en boga no era inapropiado que los mensajes del interior se disfrazaran como tales. Hoy, cuando la religión ha sido casi sustituida por la tecnología, no es extraño plantearse que la única explicación a voces del más allá pase más favorablemente por la hipótesis "tecnológica", y aún mejor si consigue reconciliar tecnología y religión, característica propia del mesianismo de los contactados.
Si hablamos de un contacto con las zonas profundas del inconsciente, donde radica la fuerza que produce los fenómenos paranormales, no parece difícil que tales fenómenos acompañen a nuestro psicodrama, mayormente si consideramos que el subconsciente es mucho más dócil a la sugestión, al "psicodrama", que a la orden directa. Así, entre nuestros "contactados" comienzan a darse fenómenos Paranormales (solo muy levemente retocados para adaptarse al "psicodrama" extraterrestre) que no hacen sino "confirmar" la autenticidad del fenómeno, cuando realmente solo confirman que existe un fenómeno, que no tiene por qué ser como el contactado lo percibe. Surgen clarividencias, percepciones de algo que está sucediendo a gran distancia o de algo que deberá suceder en un futuro no muy lejano, disfrazadas de revelaciones por parte del extraterrestre de turno. Pueden llegar a surgir fenómenos de psicoquinesias (movimiento de objetos por acción de la fuerza mental), telepatía (contactados que reciben el mismo mensaje), e incluso fenómenos de dermografia (marcas de supuestos extraterrestres o incluso quemaduras de platillos o de piedras "cargadas") o de fantásmogénesis (ectoplastias con formas humanoides o de bolas energéticas), al margen de las visiones que no corresponden a un foco real y acontecen directamente en el plano de la mente (sin que ello implique que se trata de alucinaciones, sino de percepciones psíquicas cuya apariencia, una vez más se adapta a la filosofía y creencias del vidente)...
En el caso de los contactados, la totalidad de fenómenos puede explicarse desde el ángulo de la parapsicología, incluso cuando nuestro contactado, a medida que las barreras conscientes de protección remiten, comienza a conversar con sus gulas directamente a través del suelo o en estados de semitrance, e incluso en trances absolutos en los que el contactado abandona" su cuerpo para dejar que sea el extraterrestre quien hable por su voz... También estos fenómenos son copiados del espiritismo, desde la conversación con los "espíritus guía" hasta la pura y simple posesión. Los mismos sistemas permitían en el pasado recibir mensajes angélicos o divinos, demoniacos, o de los distintos dioses en las diversas religiones que han poblado el mundo. Igualmente la posesión por parte del Dios, diablo o forma angélica, e incluso de las hadas o seres del mundo elemental, ha sido una constante repetitiva que siempre ha revestido características idénticas aunque disfrazándose con rasgos de la cultura empleada. Siempre el fenómeno ha servido para confirmar la realidad del contexto filosófico-religioso en el Que se mostraba, aunque, como podemos ir viendo, eso solo demuestra que hay un fenómeno, pero su explicación puede ir mucho más allá de aquella que le dan sus experimentadores. Comprendo me resulta difícil separar una experiencia, que se siente como real, del contexto que emplea esa apariencia para mostrarse, pero tal vez esa sea la única forma de comprender la verdad.
El fenómeno de las apariciones marianas o angélicas reviste características similares (mensajes en la mente, marcas en los testigos, visiones compartidas paro que no obstante no todos pueden ver, clarividencia, telepatía, levitaciones.)
El fenómeno de posesiones u obsesiones demoniacas reviste igualmente características similares (levitaciones, mensajes en la mente, marcas y purulencias en los testigos, visiones compartidas, clarividencia, telepatía...)
Las visiones de hadas y apariciones de Dioses paganos también recogen fenómenos similares, como las prácticas del vudú y la umbanda o algunas ritualizaciones mágicas. ¿Casualidad? -
Igualmente, los círculos quemados o aplastados de los OVNIs nos llevan hasta las marcas dejadas por las apariciones de la Virgen e incluso hasta los llamados "círculos de hadas" del pasado. ¿Casualidad?
Hay una pregunta en el aire que algunos responderían con la fácil explicación de que "los antiguos estaban equivocados, siempre han sido los extraterrestres disfrazándose según la filosofía del momento". Pero ¿y si también nosotros estuviéramos equivocados? ¿Y si lo que queremos creer que consiste la base del fenómeno también fuera erróneo?
Pero estábamos hablando de una parte del fenómeno OVNI que ya de por sí es calificable de psíquica. Muchos investigadores serios rechazan el aspecto "contactados" y así se salvan de ser relacionados con esta parte psíquica, sosteniendo que, al margen, existe el verdadero fenómeno, el de los OVNI físicos... ¿o no?
De hecho, escapar hacia los OVNI físicos no conlleva escapar a la fenomenología paranormal. A pesar de reducir a su mínima expresión el fenómeno, este contiene un alto porcentaje de absurdo tras la apariencia de normalidad.
Ya es de por si un absurdo el sin número de descripciones dadas a los supuestos tripulantes de los VET. Los hay de más de tres metros, de dos, de estaturas normales y enanos de apenas un metro... Los hay no solo con dos ojos, sino también con uno solo o con tres, los hay hiperdensos y etéreos, traslúcidos a través de los cuales pasan los objetos sólidos, los hay pacíficos y aterradores, los hay de piel anaranjada, verde, roja y azulada, los hay velludos y los hay de aspecto protoplasmoide... incluso en Francia se reportaron cuatro avistamientos del "hombrecito Michelin", todo ello sin recurrir al Mouthman y otras extrañas criaturas como las descritas por John Keel en "El enigma de las extrañas criaturas". ¿Somos acaso visitados por un amplio zoo galáctico? Me parece abusivo el aceptar que no solo nos visitan algunos extraterrestres sino que somos una especie de reserva para los "tour-operators" espaciales. Algo no encaja. Algo se está burlando de nosotros bajo su apariencia de coherencia. Unos extraterrestres descienden en el patio de un ama de casa norteamericana y piden agua. Cuando esta se distrae huyen robándole unas tortitas de maíz que estaba cocinando.
! Absurdo! Un granjero recibe la visita de dos seres del espacio y le dicen que necesitan muestras de abono terrestre para enriquecer el empobrecido suelo de Marte, recogen un saco de abono y le obsequian con unas tortitas de maíz. ! Absurdo! Un extraterrestre de tres metros se le aparece a un ciclista y le roba su bufanda. Cuando el ciclista regresa encuentra solo su bufanda en el suelo. !Absurdo! Un cazador es acosado por unos hombrecillos a los que mantiene a raya arrojándoles pequeños pedacitos de panel y ropa encendidos. ¿Absurdo? Incluso el caso más típico, el OVNI averiado junto a la carretera que sale disparado a gran velocidad al ser sorprendido por un ocasional automovilista resulta absurdo, o, mejor, un claro fraude, una representación destinada a ser vista y transmitida por alguien. Podemos preguntarnos:
  1.  Si conocen tan bien nuestro planeta ¿no saben lo que es una carretera como para arriesgarse a aterrizar al lado y ser vistos contra su voluntad?;
  2. Si el OVNI estaba averiado ¿cómo hicieron para despegar tan rápida y fácilmente?;
  3. Si están tan avanzados tecnológicamente ¿no conocen algo tan simple como el radar para detectar la aproximación de un automóvil antes de que este pueda descubrirlos, especialmente teniendo en cuenta cale nosotros, pobres neandertales tecnológicos, ya poseemos conocimientos como para ello?
Creo que damos demasiadas cosas por sentadas y perdemos de vista la verdadera naturaleza del fenómeno. Cada vez son más los investigadores que opinan que el fenómeno es lo suficiente inteligente como para burlarse de nosotros, como para disfrazarse y aparentar algo que no hace sino velar su auténtica naturaleza.
Pero hay más. El famoso fenómeno que Pablo Zerpa definió como "meterse en la alcancía", la cualidad de los OVNI no para marcharse a gran velocidad sino para "desaparecer", literalmente, como perder su aparente solidez de un instante a otro. Incluso su facultad de realizar giros imposibles o aceleraciones inso5ortables, son facultades que podemos "explicar" recurriendo al manido "cajón de sastre" de que se trata de una "tecnología superior", y nos quedamos “tan anchos". Pero tensando con calma veremos que son pautas mucho más asociables a algún tipo de energía que a algo definible como "materia". Luego son formas energéticas que pueden adoptar temporalmente un aspecto material. ¿Incoherente? ¿Acaso no es esa la descripción con que se define a numerosas de las visiones "marianas"? ¿Acaso el fenómeno de fantásmogénesis no ha poseído en ciertos casos características de tangibilidad? ¿No se ha logrado que el fenómeno espiritista dejara algún tipo de huellas físicas en su manifestación, para luego esfumarse en el aire?
Otro fenómeno curioso. Frecuentemente los testimonios de un avistamiento describen que "sintieron" que algo iba a suceder o que "fueron avisados por una sensación inexplicable" antes de mirar en la dirección apropiada o de dirigirse al lugar del avistamiento. ¿Puede describirse esa extraña "sensación" de una forma mejor que como "paranormal"? Tal vez no debiera resultar ofensivo el comparar esta sensación con la que manifiestan los animales antes de un fenómeno supranormal (agitación en los corrales, perros que ladran o atinan, gatos inquietos, etc.), ya sea este indistintamente una aparición, un fenómeno sobre natural o la aparición de un OVNI. Tal vez el fenómeno, por su conexión con el reino de lo psíquico, "avisa" antes de su manifestación más evidente. No olvidemos que en los fenómenos mágicos de las distintas tradiciones ocurre algo similar, esa sensación de que aleo está a punto de suceder...
Otra de las descripciones que dan los magos al momento en que se produce un estado trascendente es la de una ruptura en su concepción del espacio y del -tiempo. Periodos largos se experimentan como si apenas hubieran transcurrido unos minutos, mientras que periodos cortos parecen haber transcurrido en horas. ¿Cuantas veces los testigos de una visión OVNI no describen la misma sensación?
¿Y la famosa parálisis provocada por un rayo salido del OVNI? Si se tratara de una parálisis muscular esta afectarla al corazón, -que también es un músculo, provocando una parada cardiaca. Si fuera una parálisis nerviosa afectarla traería las mismas consecuencias, aparte de la paralización del cerebro, con la consiguiente muerte del testigo. Luego solo puede tratarse de una parálisis psíquica, algo que ocurre solo a nivel mental pero Que no afecta ningún proceso orgánico del afectado.
Ya hemos planteado que las quemaduras y demás marcas pueden asociarse al fenómeno de dermograflas. También las enfermaciones o curaciones extrañas vinculadas al fenómeno. Recordemos que un gran impacto psíquico puede repercutir de ese modo, como sucede en los fenómenos de curación paranormal por parte de sanadores y energetizadores, o el "psicodrama que genera la fe en ciertos lugares sagrados (Lourdes, Fátima, etc.)
¿Qué podemos decir de las abducciones? Muchos de los casos no parecen haber transcurrido en un determinado tiempo o espacio, lo que vuelve a sugerir que es u# proceso desarrollado en el interior de la mente, análogo al experimentado por algunos ocultistas al viajar a otros planos de consciencia y encontrarse con los "maestros", "seres elevados" o, simplemente, habitantes de esos "otros planos". Frecuentemente los ocultistas hablan de contactos "en lo astral" y de mensajes recibidos en esa situación, sin que por ello intervengan los extraterrestres. Aún se hace más preocupante cuando se nos habla de contactados que se encontraron con su propio duplicado en la nave. En cuando a las manipulaciones de las que fueron objeto en el interior de la "nave", no desmerecen en absoluto las experimentadas por los que tuvieron contacto con los "dioses" o con las "hadas", incluyendo los contactos de tipo sexual, en absoluto infrecuentes en las tradiciones antiguas. El contactado suele ser devuelto al lugar en el que fue "abducido". ¿Acaso nunca se movió de allí su cuerpo?
Probablemente esta línea de investigación pueda abrirnos nuevas perspectivas acerca de un fenómeno que parece atrapado en un círculo cerrado ahora. ¿Y si todo el fenómeno OVNI no fuera sino otro fenómeno parapsiquico como los ya conocidos?
¿Qué pasa entonces con las huellas? Ya hemos dicho que en forma parapsiquica pueden provocarse algún tipo de huellas en el plano de lo físico, luego una Gran descarga psíquica podría provocar huellas como las descritas.
Salvo vagas referencias, no existe ningún resto físico que pueda demostrar una -procedencia no terrestre. Se habla de piedras "cargadas" que, aunque puedan ser percibidas por los psíquicos, también pueden ser careadas por medios psíquicos. Se habla de extraños metales que, no obstante, Pueden ser perfectamente de procedencia terrestre. La pregunta es ¿Qué es realmente el fenómeno? ¿Existe algún tipo de inteligencia tras él? v, si es así, ¿qué pretende?
La versión "mesiánica" apenas resulta coherente desde el principio. Si son seres que vienen a ayudarnos y tienen organizada una especie de "cruzada de salvación intergaláctica" ¿cómo es que cada nuevo líder mesiánico plantea sensibles diferencias en su explicación de los supuestos líderes celestes? ¿Cómo todavía no han Puesto en marcha ninguna actitud real para salvarnos del supuesto caos al que estamos abocados? Si no pueden interferir ¿cómo es que lo están haciendo? Si han esperado hasta lo inevitable ¿cómo es que puede rastrearse la presencia del fenómeno influyendo claramente en el pasado, incluyendo la misteriosa cruz de Constantino que acabó por favorecer la legalización del cristianismo con todas sus repercusiones sobre la historia de los últimos dieciséis siglos? Si son tan benévolos ¿cómo es que podemos registrar los testimonios de más de cien casos con repercusiones claramente negativas, desde mutilaciones de ganado hasta muertes por extrañas radiaciones incluyendo desapariciones de poblados enteros?
Aún hay otro tema que puede preocuparnos y es el de los apagones o fallas repentinas de energía. ¿Puede eso explicarse desde un punto de vista no físico?
Tal vez pueda ser más útil recurrir a las palabras de Manuel Peyro en su obra "¿OVNIS? Sí, pero...":
"Para conseguir su realidad física la idea OVNI tiene que nutrirse de la ' energía circundante (lentiscos secos, médiums envejecidos, coches sin batería, tendidos sin electricidad, etc."
Esa podría ser la espeluznante explicación, que el fenómeno obtiene del medio energía para su manifestación cuando adquiere una apariencia física más allá de la pura manifestación psíquica.
Pero esa no es toda la explicación. Podemos plantearnos las apariciones psíquicas, en magia, como la respuesta de los poderes subconscientes a las invocaciones del mago. ¿Qué no ocurriría ante la invocación muda de cientos de personas que diariamente se dirigen hacia el cielo pidiendo una ayuda "de arriba"? ¿Cómo podría responder el inconsciente colectivo sino del mismo modo que el inconsciente del mago, provocando una manifestación en respuesta? Claro está que esta manifestación, aunque dirigida a la colectividad, precisaría de unas condiciones especiales para su expresión. Estas condiciones responderían a varios condicionantes:
  1. Receptividad del perceptor (a menudo, las mismas personas que dicen haber visto OVNIs también describen haber percibido otros fenómenos paranormales, como espíritus, voces extraías, apariciones de ángeles o vírgenes, etc., demasiado casual);
  2. Tiempo. Parece ser que ciertos factores astronómicos (o astrológicos) favorecen el contacto;
  3. Lugar. Frecuentemente los lugares de mayor número de avistamientos OVNI tienen fama de sedes para otros tipos de fenómenos sobrenaturales (hadas, fantasmas, enclaves de gran fuerza telúrica, etc.). Sería, pues, una respuesta del inconsciente colectivo hacia la humanidad por medio de un determinado sensitivo o, en su defecto, de alguien que se encontrara en el momento y lugar apropiados.
Las brumas asociadas al fenómeno OVNI también aparecen vinculadas con un sinnúmero de fenómenos sobrenaturales, especialmente con las apariciones fantasmagóricas como las de la "Santa Companha en Galicia.
¿Qué ocurre? ¿A qué nos enfrentamos? Indudablemente a algo cae difícilmente podremos percibir con mentes estrechas, algo cuya verdadera naturaleza se nos escapa y que, explicándose a sí mismo, nos evita buscar la verdadera explicación.
Tal vez sea simplemente una forma en que la mente colectiva, o tal vez el "ánima mundi", pretende enfrentarnos con lo irracional para obligarnos a comprender nuestra realidad desde nuevas perspectivas, algo así como lo que realizan los monjes zen para hacernos trascender la lógica y adentramos en una comprensión distinta de las cosas cuando nos plantean un "koan", una pregunta sin respuesta desde nuestras premisas habituales, pero que realmente tiene una respuesta a condición de cambiar dichas premisas (recordemos a la araña). Así, los OVNIs pudieran ejercer la función de un "'koan" a nivel colectivo y, de hecho, ese es su único valor positivo hasta el momento pues, manteniéndose al margen de cualquier explicación definitiva, eludiendo cualquier razonamiento, están forzando a la mente colectiva a despertar no solo hacia su estudio sino también, curiosamente, hacia el estudio de todo lo que concierne al misticismo, las ciencias ocultas y lo paranormal, en todas sus facetas, hasta el extremo de que muchos de los que comenzaron con el tema OVNI hoy ya lo consideran superado y se dedican a la búsqueda espiritual por diversos caminos. Han sido, pues, solo un despertador, una puerta de entrada con importantísimas consecuencias a nivel social, incluso para los no creyentes, influyendo en el "boom" paracientífico en forma determinante.
"Para Vallée ese "agente desconocido" causante del fenómeno OVNI suscita una serie de respuestas en el inconsciente del testigo y de la comunidad humana. Para Clark-Coleman y otros la capacidad Paranormal de la colectividad, estimulada por las tensiones sociales contemporáneas, configura el enigma OVNI".
La línea paraufológica parece, hoy por hoy, la única que puede hacernos dar un paso más frente a ese círculo vicioso en el que nos hallamos. Nombres como los de Jerome Clark y John Keel, entre otros, pueden darnos algunas pistas hacia la comprensión de nuevos aspectos del fenómeno que queremos ignorar por sernos incómodos, pero que no podemos seguir dejando a un lado.
Manuel Peyro hace en su libro unas conclusiones que, creo, vale la pena exponer para una mejor comprensión de esta visión del tema:
  1. El fenómeno existe. Es decir, se produce realmente.
  2. Las manifestaciones del fenómeno no se reducen a las observaciones de platillos volantes, tal y como suelen entenderse, sino que abarcan otras modalidades como las "marianas", las de seres monstruosos y aún las relacionadas con la moderna parapsicología. (Podríamos incluir las visiones de hadas, los dioses antiguos y algunas materializaciones tanto espiritistas como mhgicas4 Nota personal)
  3. El fenómeno, como tal, se apoya en los cimientos de la observación. Sus observaciones son fugaces pero se interrelacionan en una continuidad (oleadas, alineaciones, frecuencias) Que deja profunda huella en el hombre de tal suerte que se considera al fenómeno compacto y homogéneo.
  4. El fenómeno OVNI tiene una intencionalidad no dirigida a otro sino al propio testigo. Los "números" de recogida de plantas, medido de minerales, arreglo de aparatos y mensajes orales no son sino elementos esencialmente falsos con la naturaleza misma del fenómeno. Sin embargo se recubre re estas actuaciones para producir una impresión conveniente en el inconsciente del testigo. (N.P.- El destinatario pudiera ser no el individuo sino la colectividad).
  5. El fenómeno es globalmente absurdo en cuanto a aspecto de los objetos, características de la observación y mensajes dejados. Seria incontable la ingente cantidad de formas OVNI reportadas, lo que ha llevado a ciertos investigadores a creer en una "estructuración" de los presuntos "aparatos" para cada misión específica, y a otros a afirmar que no se han visto jamás dos OVNIs iguales. (Eso no es totalmente cierto ya que las escuelas platillistas dan como resultado la visión de numerosos OVNIs semejantes o iguales, aunque repartidos en muchos tipos, pero eso no es obstáculo para observar que los aparatos van transformándose según evoluciona el nivel cultural de la época. Volveremos sobre ello. N.P.)
  6. El fenómeno se basa en el "caso" para presentarse. El OVNI no existe en nuestra realidad ni antes ni después del avistamiento, y solo durante ese lapso de tiempo ocupa un lugar espacial. Se podría demostrar fácilmente cómo hay una absorción de energía en el entorno por parte de la aparición mientras esta es tal, esto se da tanto en los casos normales de apariciones No Identificadas como en las "marianas", como en las visiones de índole mediumnica. (N.P. recordemos el agotamiento de los médiums después de una "incorporación" o de la producción de una ectoplasmia)
  7. El fenómeno ofrece, a pesar de todo, su propia explicación a través de loe tiempos, acorde con el momento cultural y tecnológico de los hombres. Esto se evidencia con su presencia como magos en la Edad Media, científicos julesvernescos en el siglo XIX, pilotos de aviones secretos en la década de los treinta y astronautas del espacio en nuestra llamada "Era espacial"... El fenómeno se adapta a cada momento cronológico con un camuflaje perfecto, imposible de desvelar para un testigo de una época determinada.
  8. El fenómeno OVNI ofrece siempre una explicación paternalista autoritaria, en alusión directa a seres inteligentes por encima de los hombres.
  9. El fenómeno OVNI es fundamentalmente psíquico. La quimera acerca de unos seres increíbles que se pasean por nuestro planeta, el hecho de que estos seres se muestren en ocasiones muy contadas y en condiciones desconocidas, el mismo trasfondo de la mecánica de estos casos, su forma de ocurrir y el efecto dejado en las mentes de los testigos...solo es explicable desde el punto de vista del psiquismo humano, con el nacimiento de lo que podría llamarse una nueva mitología. El factor agente del fenómeno es la propia colectividad humana."
Básicamente, los postulados de Peyro coinciden con las ideas generales de la paraufologla y con lo que trataba de exponer en este artículo.
Para los que aún sean capaces de soportar nuevos golpes a su "fe", pues la capacidad de conocimiento no debiera verse golpeada por la posibilidad de nuevos conocimientos o nuevos ángulos de comprensión sobre algo estudiado, podemos hacer una afirmación más, que debiera ser evidente para los estudiosos: el fenómeno OVNI muta, cambia adaptándose al nivel cultural de la colectividad.
Desde la famosa "nave aérea" de 18901-descrita como un aparato a lo Julio Verne, repleto de tuercas y tornillos, palancas y poleas, y tripulado por lo que parecían dos científicos extranjeros con trajes de la época-, hasta nuestros actuales globos de energía, los OVNI pasaron por la apariencia de "Foofighters" (bolas de fuego que atravesaban lo sólido), dirigibles fantasma, aeroplanos fantasma, discos metálicos, platos voladores, naves nodriza en forma de puro, naves en forma de ala delta y un largo etc. Su apariencia fue adaptándose a la del nivel cultural para el que se Presentaba, lo que no puede por más que provocarnos nuevas dudas acerca de nuestra forma habitual de entender el fenómeno.
Solo el recurrir a una visión que incluya otras disciplinas aparte de la pura y simple investigación ufológica podrá llevarnos a reunir todas las piezas (o al menos algunas más) de este inquietante rompecabezas. La fe puede ser nuestro peor enemigo porque no hay peor obstáculo para el conocimiento que aquel que no quiere saber.
Manuel Seral.

Buscar en éste site

Enlaces de interés