Acerca de mi...

Mi foto
Manel Seral Coca
Barcelona, Spain
Este site rinde homenaje al ocultista Manel Seral Coca, profesor de Kabbalah Alquimia y Ocultismo. Escritor e investigador, que trascendió este plano el 14 diciembre de 2005. Como tantos dijeron de él: !no supo "venderse"¡.Era un investigador nato. Su obra, oculta, valga la redundancia, merece ser divulgada. El no tenía tiempo para ello. Quizá, desde la luz, si lo tenga... Porque el saber no tiene precio. Siempre estará en nosotros.
Ver todo mi perfil

Seguidores

13 mar. 2010

Las Sociedades Iniciáticas

Introducción
A lo largo de la historia de la humanidad, numerosas sociedades cerradas en la seguridad del secreto, han comunicado a sus miembros y realizado a través de ellos una labor de preservación de una série de ideas o conocimientos.

Por supuesto una gran fracción de las sociedades secretas han contemplado miras únicamente políticas, destinadas a preservar ciertas ideologías y a incidir, por diversos sistemas, en la evolución política de sus respectivos países. No son estas sociedades, entre las que podríamos destacar a los Thugs, los Carbonarios, los Beatos, el Mau Mau, etc, las que nos interesan ahora.

Tampoco nos detendremos en el estudio de las sociedades destinadas a una simple acaparación de poder o lucro por parte de sus miembros, la mayoría rayando el borde de lo criminal o entrando directamente en su terreno, tales como la mafia o la camorra, ni las de tipo religioso que meramente pretendieron desarrollar actitudes fanáticas, llevando a concreciones extremas los dogmas eclesiásticos.

Nuestro interés se centrará exclusivamente en las sociedades llamadas iniciáticas, en las cuales se pretendían preservar y desarrollar una serie de conocimientos, tanto científica como filosófica, esotérica e histórica.

En estas sociedades, supuestamente, se conservaban conocimientos de suma importancia para el hombre, en épocas oscurantistas en las que el conocimiento había sido perseguido. En ellas, también, se guardaron los secretos de la simbología antigua que constituían las llaves para el conocimiento del ser interno del hombre y para su acceso a una mayor espiritualidad y a unos planos más elevados de consciencia. En ellas, al mismo tiempo, se instruya a los miembros acerca de técnicas diversas para el desarrollo de los llamados “poderes psíquicos”

Los miembros de estas sociedades han dejado una profunda huella en Ia historia del mundo, potenciando su evolución en distintos campos. Seria imposible hacer un resumen de estas sociedades en tan breve espacio, por Io que deberemos limitarnos a echar un breve vistazo sobre las más renombradas que se dieron en occidente.

Antes de dedicarnos plenamente a ello, cabe advertir que estas sociedades no tienen nada que ver con el concepto de ”sectas” tan popular hoy en día y que sugiere una agrupación dedicada a Ia manipulación mental y anulación psicológica de sus miembros. Estos grupos, a los que calificaremos como Ordenes Iniciáticas, conservaron y difundieron un tipo muy especial de saber para aquellos que estaban preparados para acceder al mismo.


La Orden del Temple
Historia general
La Orden de los Caballeros Templarios es más conocida por su aspecto externo que por su verdadera esencia oculta, como ocurre con la mayoría de estas órdenes, pero en el caso del Temple a veces parece ignorarse que tal aspecto interno existió, presentándonos tan solo una imagen medieval de algo parecido al Opus Dei moderno.

La Orden nació en el año 1119. Hugo de Payens fue su fundador y primer Gran Maestre. ÉI, con nueve caballeros, obtuvieron la bendición del Papa y una regla de caballería formulada por San Bernardo de Claraval. Después de esto, marcharon a Jerusalén a defender a los cristianos que visitaban los santos lugares. En Jerusalén recibieron unos aposentos situados en Io que hablan sido las caballerizas del Templo de Jerusalén, lo único que quedaba en pié de él, y de ahí parece ser que tomaron al nombre de Templarlos. Más tarde habrían de volver a Europa y su número aumentaría enormemente.

Bajo el beneplácito papal, sus caballeros fueron pronto conocidos por su arrojo y valor en el combate. Enarbolaron ideales religiosos y se erigieron en defensores de los cristianos que visitaban los Santos Lugares. Salvo por el desgraciado mandato de algunos Grandes Maestres, supieron ganarse prestigio en el mundo occidental. Participaron también en las cruzadas y en ellas dieron muestras de su arrojo y valentía en favor de la cristiandad.
Por otra parte, los Templarios recibieron Importantes donativos de sus seguidores y de quienes deseaban agradecerles los favores de ellos recibidos. A estos se añadió que su prestigio de fuerza invencible y de honestidad les convirtió en unos algo caros pero inmejorables agentes dedicados al traslado o a la protección de fortunas. Todo esto contribuyó a engrandecer sus arcas y a hacer de los Templarlos un poder a la vez político y económico que transcendía las barreras de los reinos y que contaba, en tiempos de Felipe el Hermoso, con 20.000 hombres.

Felipe el Hermoso, ambicionando las riquezas de los Templarios, presionó al Papa Clemente V, para que se enfrentara a los Templarios. Este dictó órdenes inaceptables -que significaban la expulsión del Temple a Tierra Santa de nuevo y la donación de todos sus bienes- a Jacques de Molay, el Gran Maestre, a las que éste se negó.
En estas circunstancias, Felipe el Hermoso inició un proceso contra los Templarlos en el que se les acusaba de herejía, perversión, ritos abominables y adoración al diablo, renegando de Cristo. Testigos resentidos contra los Templarlos y hombres presionados bajo tortura, confesaron todo cuanto fue preciso y la Orden fue declarada culpable y disuelta. Sus bienes fueron confiscados para pasar a engrosar las arcas de hombres como Felipe el Hermoso y el Gran Maestre, Jacques de Molay, con algunos de sus más fieles seguidores, fue detenido, torturado y quemado en la hoguera.
Pero eso es lo que sabemos del aspecto exterior de los Templarios y es muy poco lo que se ha filtrado del conocimiento que preservaban en su aspecto Interno.


El Temple Oculto
Se sabe vagamente que tuvieron contacto en los santos lugares con otras sociedades secretas árabes de las que tomaron grandes conocimientos que conservaron. Recordemos que en aquel tiempo, los árabes eran grandes protectores de la ciencia y de la cultura. Se ha comentado también que descubrieron importantes secretos de la Historia Sagrada que guardaron para sí.
Su estructura estaba jerarquizada y el conocimiento estaba repartido en diversos grados, siendo el más importante sólo accesible a los que alcanzaban los grados mas elevados.


Baphomet
Se acusó a los Templarlos de adorar al Diablo basándose en unas figuras de cuerpo humano y rostro de macho cabrío que se cree fueron encontradas entre sus objetos rituales. Esta imagen, conocida entre los ocultistas, no es el Diablo ni tiene relación con él, sino que forma parte de un simbolismo iniciático. Su nombre es Baphomet y su gesto ilustra el principio alquímico del “Solve et Coagula” (disuelve y coagula), y también el axioma hermético del “Como es arriba es abajo para formar las maravillas de la cosa única”.
Se describía esta estatuilla bien como una figura humana rodeada de cuerdas o bien como una cabeza que a veces mostraba la apariencia de un hombre anciano, otras la de un doble rostro e incluso la forma de media cara de hombre y media de mujer.

Resulta fácil ver en el último caso la idea de la dualidad, que para los templarios era de suma importancia. Pero la cara de un hombre barbado nos recuerda más la imagen de Saturno, el Dios del tiempo romano. Parece ser que los templarios meditaban abundantemente sobre esta figura, hasta el extremo de que en Ucero, España, se hallaba un santuario templario dedicado a San Saturio, un personaje del que nada se sabe salvo por lo escrito por un supuesto discípulo suyo, del que tampoco se sabe nada, San Prudencio. Curioso, máxime si sabemos que en Roma se encuentra una imagen de la prudencia cuya apariencia, un viejo barbado con un reloj de arena y una guadaña, es absolutamente idéntica a la imagen pagana del tiempo y de Saturno. La figurita atada nos evoca a una deidad gnóstica, Zervan, Dios del tiempo al que se le representaba con el cuerpo envuelto en serpientes.
¿Qué llevaba a los templarlos a una tan profunda meditación sobre el tiempo y sobre Saturno, símbolo de la fuerza de cohesión que mantenía este mundo unificado, ligado y, por tanto, era símbolo a la vez de la materia y de su temporalidad?
El nombre de esta figura, Baphomet ha sido origen de numerosas especulaciones. Los inquisidores opinaron que era una corrupción de “mahomet”, creyendo que esto demostraba su idolatría y la veneración del culto árabe en lugar del cristiano. Pero los árabes no hacían estatuillas y tenían prohibida en su religión la utilización de ídolos. Además, Mahoma no era una figura divina sino tan solo un profeta. ¿Qué sentido tendría una figura de adoración de tales características?

Se han dado muchas interpretaciones acerca del verdadero significado de la palabra, pero el que nos parece más acertado es el que se deriva de una expresión árabe: “abuffi amat”, que significaría “cabeza de sabiduría”. Este se conectaría con una expresión, también árabe, que forma parte de un juego de palabras a partir de la expresión ”fhm” que, según la puntuación, significa tanto ”negro” como ”sabio” y que conecta la sabiduría oculta con lo oscuro y oculto, con Io que está en el Interior. No olvidemos que a Egipto lo llamaban la “Tierra Negra”, “Al Kamit”, de donde se derivé una palabra de profundo significado esotérico “Al-quim-iah», la clave de la Gran Obra, la Alquimia.
Es más que posible que los templarios conocieren una asociación digna de entrar en sus meditaciones entre Saturno, el Tiempo, la Sabiduría, la Transmutación Interior y la Alquimia interna. Se dice que las numerosas vírgenes negras encontradas a Io largo de Europa serian también una alusión a este significado esotérico entre negro (recordemos que negro es el color atribuido a Saturno) y sabio. Serian las “Vírgenes Sabias” o símbolos de la Madre Sabia, aquello que los gnósticos identificaban con “Sophía”


El Temple hoy
Los Templarlos murieron oficialmente a principios del siglo XIV, pero secretamente su sociedad ha continuado hasta nuestros días y a lo largo de Ia historia sus miembros se mezclaron con los otras sociedades de índole similar, aportando a ellas sus conocimientos. En algunos lugares sobrevivieron unos siglos más y en otros, simplemente, cambiaron su nombre, como en el caso de los Hospitalarios de Portugal. En Alemania se unieron a los caballeros Teutones.

Hoy existen varias sociedades que se autodenominan templarias, aunque parece más probable que los verdaderos Templarios permanezcan ocultos detrás de estas órdenes visibles, algunas de las cuales carecen lamentablemente de la necesaria seriedad. Una de las más conocidas es la O.T.O. (Orden del Temple de Oriente) y también su homónima reformada por el ocultista inglés Aleister Crowley, Ia O.T.O.A. (Orden del Temple de Oriente Antiqua)


La Masonería
Historia general
La masonería o francmasonería nació alrededor del siglo X como una asociación destinada a proteger los intereses de los constructores, apoyándose en un principio de solidaridad entre sus afiliados. Estos crearon una asociación cerrada cargada de simbolismos relativos a su oficio. Se requería el conocimiento de ciertas palabras de pase para introducirse en sus reuniones y elaboraron también ciertos signos de reconocimiento. Se reunían en unos lugares cercanos al lugar de construcción, en unos locales que denominaron logias.

Estas congregaciones de francmasones o free-masons (constructores libres) alcanzaron gran prestigio con el tiempo. Esta forma de masonería, constituida por los miembros del gremio de constructores y dedicada meramente a actividades y decisiones relativas a dicho gremio, recibió el nombre de masonería activa u operativa, para diferenciarla de la masonería especulativa, que nacería a finales del siglo XVI en Inglaterra y Escocia para después extenderse a otros países.

En esas fechas, sin que se sepa aun claramente por qué razones, comenzaron a admitirse en la masonería a miembros que no pertenecían al gremio de la construcción, dándose libre entrada a nobles y a intelectuales, entre los que se encontrarían miembros de algunas sociedades filosóficas y estudiosos de los misterios. También, según algunos investigadores, entraron en las logias masónicas estudiosos procedentes de las órdenes del Temple y de la Rosa-Cruz.

Estos nuevos masones pronto fueron mayoritarios y, debido a su mayor preparación cultural, pronto desbancaron a los constructores originales, les superaron en número y coparon los puestos más importantes en la jerarquía de las logias. Con ellos nace la mayoría especulativa cuyo fin no es ya el de construir edificios, sino el de edificar el ser interno del hombre para lograr su elevación espiritual.

Los símbolos originales de la francmasonería fueron conservados, aunque dotados de una significación mucho más profunda, así como los grados, rituales, signos y palabras de pase que fueron complicándose con el tiempo. Los signos que antes eran relativos a la construcción pasaban así a ser representativos de los aspectos internos del hombre. Dios pasa a ser denominado como el Gran Arquitecto del Universo y el hombre el templo que debe ser edificado puliendo la piedra bruta de nuestra personalidad hasta convertirla en piedra tallada, símbolo de la transformación interna. Los instrumentos de la construcción pasan a representar virtudes y facultades internas del hombre, tales como equilibrio, rectitud de pensamiento, razonamiento... De entre todos estos instrumentos, el compás y la plomada fueron los más representativos de la mentalidad masónica, encontrándose en gran parte de sus obras el diseño de tales símbolos.

Los candidatos a entrar en la orden debían ser recomendados por dos miembros y, tras pasar un simbólico ritual de iniciación y pronunciar el juramento de fidelidad y solidaridad con los otros miembros, así como de no desvelar el secreto masónico bajo Ia amenaza de terribles castigos - que en la realidad se limitaban a Ia expulsión del transgresor - el candidato era admitido en calidad de aprendiz. En el momento de su admisión se le entregaba un mandil y unas herramientas simbólicas que variaban según el grado a que se accedía dentro de la jerarquía de la orden. Un calibrador de 24 pulgadas representaba las 24 horas del día, recordando al neófito el tiempo debe ser correctamente empleado y que su tiempo debería emplearse en Ia construcción del templo simbólico que es el ser interior. Un mazo simbolizaba el poder de la consciencia y la voluntad en la vida del hombre. Un escoplo es signo de los alcances de la cultura y de la importancia que debe tener en la vida de un masón.

Los grados son distintos y reciben distintas nomenclaturas según el tipo de rito masónico que se haya aceptado. La mayoría se rige por el rito escocés antiguo y aceptado. Los ascensos de grado se producen por antigüedad y méritos internos, aunque también a veces por méritos en la vida pública.

Sus templos, en las Logias, son construidos de acuerdo con las normas definidas. Observamos en ellos: Una puerta principal, generalmente en occidente. Un techo generalmente con forma de bóveda constelada, símbolo de la bóveda celeste. Un sillón para el venerable maestro en oriente y, tras él, el símbolo del triángulo con un ojo en su interior. Dos columnas flanqueando la entrada, que evocan las que se hallaban a la entrada del Templo de Salomón, y recibían los nombres de Jakin y Boaz, representando los dos principios, activo y pasivo, de los que ya se ha hablado. Y finalmente, en el suelo, en el centro de la habitación. un lienzo con los símbolos del grado en el que se va a trabajar.

En el slglo XVlll la orden adquirió un especial esplendor cuando varios monarcas entraron a formar parte de la misma y con ellos sus consejeros y miembros de la corte. Grandes personalidades han llegado a formar parte de esta orden, entre los que podríamos citar a Washington, Roosvelt, Monroe, Eisenhower, Francisco I de Austria, Mozart, Companys, Churchil, Franklin, Rudyard Kipling, La Fayette, el General Prim, André Citröen, Liszt, Mark Twain, Goethe, Voltaire, Haydn, Espoz y Mina.

En 1737, Luis XV prohibió todo contacto con Ia masonería por considerarla peligrosa y subversiva para su gobierno y con él comenzaron los ataques contra la orden, cuya razón secreta volvía a ser la misma que en el caso del Temple: el miedo a una organización que transcendía fronteras y que alcanzaba gran extensión y poder, al mismo tiempo que el miedo a una organización que pudiera extender el conocimiento en las gentes que interesaba conservar en la ignorancia.

Sin embargo, le masonería, aunque perseguida en muchos países, sería por otro lado protegida en otros, conservándose así la orden.

En el siglo XVIII Ia orden adoptó la forma de las corrientes filosóficas de moda. Al mismo tiempo creció su interés en estudiar las tradiciones rosa-cruces, mayormente cuando muchos miembros de la fraternidad de la Cruz Rosada formaban parte de las logias masónicas aunque el rosicrucianismo evolucionaría independientemente. De estos contactos con los rosacruces obtuvieron unos esquemas organizativos y los francmasones unos nuevos grados de conocimiento.

Miembros de la masonería tuvieron una fundamental importancia en la revolución francesa (Danton, Marat, Robespierre...) así como en la americana (Franklin...).

En 1738, Clemente XII firmó una bula prohibiendo a los católicos relacionarse con Ia masonería. Su motivo se basaba en la opinión de que si los masones se ocultaban debía ser necesariamente porque realizaban actos perversos en sus reuniones, pues de Io contrario, las realizarían a plena Iuz. Su sucesor, Benedicto XIV, confirmó dicha bula e incluso acentuó sus términos. De este modo, iglesia y estado reaccionaban contra un posible rival demasiado peligroso por el conocimiento y libertad de pensamiento que divulgaba, y de este modo también fue como algunas logias empezaron a plantearse seriamente este despotismo con que se las trataba y atacaba directamente. Fue así como empezaron a plantearse el producir, en su propio beneficio y en el de Ia libertad de pensamiento, algunas transformaciones en el orden social. Se plantearon la eliminación del sistema feudal, sustituido por otro en el que todos los ciudadanos tuvieran participación en las disposiciones que afectaban a su vida cotidiana, e impulsaron la difusión del conocimiento. Diderot y algunos colaboradores comienzan a elaborar la enciclopedia, siendo encarcelados y prohibida su obra que, sin embargo, siguió difundiéndose de modo clandestino.

Tras la revolución americana Franklin y La Fayette, entre otros, que tuvieron mucho que ver con la misma, impulsaron las ideas masónicas en el nuevo mundo. Apoyaron anteriormente la revolución francesa y sus principales personajes pertenecieron a la orden. Fueron protegidos de Napoleón que figuro entre sus filas. Influyeron en los movimientos de unificación de Italia - lo que les valió de nuevo la enemistad del papado – siendo Garibaldi uno de ellos.

La orden fue prohibida por Hitler y Mussolini; en muchos países está prohibida aun y en otros está tolerada discretamente, sin embargo se extiende prácticamente por todo el mundo y su número es creciente. No obstante, no todos los masones actuales siguen el viejo ideal de elevación espiritual. Para algunos las reuniones en Ia logia cumplen las funciones que tendría un club social.

Existen referencias veladas a la existencia de algunas ramas masónicas más profundas que se hallan desvinculadas de la masonería más conocida. Entre ellas estaría la llamada masonería egipcia, supuestamente fundada por Cagliostro. La entrada en estas ordenes resultarían mucho más difícil y estaría restringida sólo a aquellos a quienes los miembros decidieran ofrecer la opción de acceso.


La Masonería hoy
Hoy en día la Orden Masónica se encuentra extendida por todo el mundo. Sus logias (templos de reunión) poseen numerosos miembros y, en algunos casos, han perdido el sentido esotérico y son más bien reuniones de snobs con una intención de hacer encuentros que les favorecen tanto en el campo de los negocios como en el de la política. Pero sus bases esotéricas continúan en sus enseñanzas y muchos de los miembros, todavía, son seguidores de una búsqueda interior.

Sus dos mayores ramas la componen el Gran Oriente lnglés y el Gran Oriente Francés, conocidos como masonería regular e irregular. No admiten mujeres entre sus filas y son los grupos que contienen más miembros y en los que más se ha perdido el trabajo interior. Además, encontramos la masonería mixta, irregular, que sí admite mujeres en sus filas y que trabaja a un nivel más esotérico.




La Rosa Cruz
Los rosacruces, desde su fundación, persiguieron la superación personal. Cultivaron la libertad de pensamiento, tratando de conciliar las distintas creencias en un ser superior, admitiendo miembros de distintas religiones, rechazando prejuicios de religión, raza o sexo (los masones no aceptaron mujeres hasta el presente siglo y cuando lo hicieron fue en unas logias especiales llamadas “de adopción”.)

En 1915, H. Spencer Lewis, iniciado por los rosacruces de Francia, funda en California la Antiqua and Mystical Order of Rosae Crucis o AMORC, con el propósito de difundir las enseñanzas rosacruces. Esta organización, que posee en la actualidad más de 60.000 miembros sólo en los EE.UU y que tiene logias repartidas por todo el mundo, imparte sus enseñanzas mediante cuadernillos monográficos que son remitidos periódicamente a sus miembros de manera ordenada, de forma que con su estudio estos pueden ir accediendo a los grados más elevados a medida que amplían sus conocimientos.

Sin embargo, el pasado de la orden aparece más oscuro.

Las primeras referencias acerca de ella se dieron sobre el año 1614 con la publicación en Alemania del primer documento atribuido a la orden: “La Fama Fraternitatis Rosae Crucis”. En este documento se tachaba al Papa, a Galeno y Aristóteles de falsos maestros y se invitaba a los pensadores de la época a pertenecer a esta orden ofreciéndoles un conocimiento verdadero y profundo de la Naturaleza y proponiendo una reforma general y profunda del mundo. Por otro lado, no se incluía indicación alguna de cómo ponerse en contacto con dicha orden. La aparición de estos escritos produjo una gran expectación en aquella época, en que la búsqueda del conocimiento y el interés por la alquimia y la kabbalah crecían entre los intelectuales renacentistas.

La ”Fama” narraba la historia de un personaje simbólico Christian Rosenkreutz, quien dedico su vida a la búsqueda del conocimiento, viendo al fin cumplido su anhelo tras haber recorrido el mundo y haber bebido en las distintas fuentes de esoterismo. Finalmente, él y siete discípulos decidirían colaborar en la elaboración de un libro que reuniera tal conocimiento y construir la sociedad de la Rosa Cruz. Posteriormente se dividieron con una intención de extender sus enseñanzas, bajo el compromiso de reunirse de nuevo anualmente, de traspasar a un sucesor ante la muerte la misión encomendada y todo su conocimiento para que la fraternidad perdurase. Se habla más tarde de un hallazgo efectuado por algunos discípulos muchos años más tarde, en el que descubrieron una cripta secreta donde se hallaba enterrado el cuerpo de Christian Rosenkreutz y los libros secretos de la fraternidad. Este último punto apoya una norma rosacruz que implica su funcionamiento por periodos de acción pública y de ocultamiento, así, tras un periodo de ocultamiento seguiría otro igual en el que la orden saldría de la sombra y aparecería a la luz pública, para volver a ocultarse de nuevo transcurrido otro periodo igual.

En 1615 aparecieron dos obras mas: “Confessio Fraternitatis Rosae Crucis” “Las bodas alquímicas de Christian Rosenkreutz”, en los que seguían apareciendo como muy vagos los objetivos de la fraternidad y seguía sin explicarse como acceder a la misma.

Los rosacruces plantearon que el ser humano por sí mismo una serie de atributos potenciales, latentes, que Ie permiten alcanzar el conocimiento sobre la Naturaleza y lograr la mutación o regeneración del alma.

En torno a tan misteriosa sociedad se plantearon innumerables incógnitas que han perdurado hasta nuestros días. Mientras sus detractores sostenían que todo había sido una broma y afirmaban que tal sociedad no había existido jamás, sus defensores afirmaban que una y otra vez su existencia era real y alababan su filosofía. Michael Maier defendió la idea de su existencia y expuso que sus miembros eran representantes de Ios grupos secretos más antiguos, atribuyéndoles asombrosos conocimientos en materia de medicina, religión, alquimia, magia y filosofía. Robert Fludd, en Inglaterra, defendió asimismo la idea de su existencia, asegurando ser él mismo miembro de la orden.

A finales dei siglo XVII estaba muy puesta en duda y apenas se creía en ella. Sin embargo, en 1710 vuelven a surgir noticias en Alemania mostrando que Ia orden había estado en activo en el siglo anterior, tanto en Alemania como en Inglaterra y Rusia.

A finales del siglo pasado, Stanislas de Guaita y Joseph Peladan fundaron sociedades rosacruces. Fue fundada Ia Orden de la Rosa Cruz Cabalística y la Orden de Ia Rosa-Cruz Cristiana, pero su existencia fue efímera.

En la actualidad existen varias organizaciones que adoptan Ia nomenclatura de ordenes rosicrucianas, entre ellas la “Fratemidad Rosa Cruz Antigua”, el “Lectorium Rosicrucianum”, de tendencia cátara y de ideas distintas a las manifestadas por el tronco rosacruz original; La ”Rosicrucian Felloswhip”, fundada por Max Heindel con una tendencia de tipo teosófico; la “Societas Rosicrucian in Anglia”, de procedencia masónica, fundada y elaborada por masones a finales del siglo pasado; y la Hermandad Rosacruz AMORC o “Ancient and Mistical Order of Rosae Crucis”.

La AMORC, concretamente, dice poseer documentos auténticos que avalan tanto su autenticidad como el proceso seguido por la orden desde sus orígenes. Cuenta además con el reconocimiento como orden rosacruz por parte de la FUDOSI, congregación de representantes de las distintas sociedades iniciáticas que se realizo a principios de este siglo. Según esta sociedad, los orígenes de la orden se remontarían aI tiempo de las escuelas egipcias de los misterios. Estas escuelas habrían recibido a estudiosos de la Antigua Grecia a los que comunicaron su conocimiento. De esta línea surgieron órdenes como la de los Terapeutas, dedicada entre otras cosas al interés por la curación, la de los Esenios, de la que supuestamente habrían salido Juan el Bautista y el propio maestro Jesús, y la que nos ha legado como herencia los manuscritos de Qumram. De la misma línea habría surgido la escuela de los Pitagóricos, creada por Pitágoras, en la que el número adquirió una importancia especial como expresión del orden universal, al tiempo que como clave para atender toda una serie de leyes y principios místicos.

Los miembros de la orden habrían influido en diversas ordenes a lo largo de la historia para acabar creando la sociedad Rosacruz, en cuya formación habrían intervenido tanto miembros de las antiguas hermandades y seguidores de las antiguas filosofías, como una serie de alquimistas que comprendieron la alquimia como un proceso místico e interno de transformación espiritual en el que, tras el simbólico mensaje de la transmutación de los metales, se escondían toda una serie de claves destinadas a instruir acerca de la evolución interna.

A partir de este punto la sociedad habría seguido trabajando de un modo mas o menos secreto hasta nuestro siglo, en que se decidió a crear Ia AMORC con el propósito de salir de las sombras y permitir a todos los interesados el acceso a sus enseñanzas. No obstante, en una obra de Raymond Bernard, Gran Maestre de la AMORC para los países de habla francesa, titulada “Las Casas Secretas de la Rosa-Cruz”, habla de sus contactos con los Rosacruces más elevados, presentándolos como a unos seres casi maravillosos que han transcendido Ia naturaleza humana, evidenciando que los rosacruces conocidos son en realidad tan solo rosicrucianos, y que tras ellos, al igual que tras gran parte de sociedades iniciáticas, se esconde una sociedad mucho más secreta de hombres transmutados, cuyo acceso estaría limitado tan solo a aquellos a quienes sus miembros decidieron franquear la entrada. En esta sociedad se reunirían hombres altamente evolucionados y las demás sociedades serian sólo puertas de acceso y cursos preparatorios para aquellos más interesados y dispuestos a continuar hasta el final, que serian seleccionados tras una muy dura sucesión de pruebas que apenas pueden ser superadas por algunos y que, sin embargo, puede pasar desapercibida por el que ignora que se le está sometiendo a las mismas.


La Golden Dawn
La Orden Hermética de la Golden Dawn o Aurora Dorada es de especial importancia, pues sus estudios han tenido importantes repercusiones en los sistemas ocultistas y mágicos modernos.
Wynn Westcott y McGregor Mathers, miembros de Ia SRIA (Societas Rosicrucian in Anglia) fueron los que dieron origen a esta sociedad. Westcott, en 1877 realizó el importante hallazgo de unos documentos descriptivos sobre magia y Kabbalah y, a través de ellos, obtuvo un contacto con una misteriosa iniciada alemana, quien le aportó una mayor información y le autorizo, en representación de la sociedad a la que pertenecía, a crear una nueva orden que recogería la misión de desarrollar, transmitir y ampliar tales conocimientos. Así nacio la Order of the Golden Dawn.

Entre algunos de sus miembros más conocidos estaban el poeta Yeats y Algernon Blackwood. Parece ser que también tuvieron relaciones con esta sociedad, aunque no está muy claro si en calidad de miembros o de meros simpatizantes y amigos de los miembros, Bram Stoker, H.P. Lovecraft, Mary Shelley.

Mathers se autotituló Mago Supremo creando una serie de tensiones dentro de la orden, que condujeron a una serie de enfrentamientos que culminaron con su expulsión. Aleister Crowley, otro personaje que adquiriría una gran importancia en la historia de la magia contemporánea, se unió primero con Mathers para tratar de combatir a la orden, pero posteriormente acabó enfrentándose mágicamente con el propio Mathers con resultados, según parece, poco favorables a este último.

Problemas personales aparte, Mathers benefició a la orden con su especial interés por la magia, organizándola e introduciendo una serie de técnicas interesantes, pero Ie perjudicó la ambición de poder, que dio lugar a las tensiones que acabarían finalmente con la orden.

El trabajo de la Golden Dawn resulta no obstante de suma importancia dado el esquema mágico que organizaron utilizando técnicas cabalísticas, alquímicas y ocultistas para ello. Son abundantes las referencias a esquemas trazados por esta orden y, aun así, no son ni con mucho una pequeña parte del conocimiento que llegó a acumularse en ella, conocimiento con una base fundamental de trabajo práctico.

No obstante su destrucción, de las cenizas de esta orden surgirían otras tres que estarían de conservar sus conocimientos, dos de ellas aun vigentes en la actualidad, mientras la tercera se desconoce.

Estas tres ordenes fueron; “Astrum Argentum”, aun vigente y vinculada a la O.T.O. creada por Aleister Crowley sobre esquemas mágicos, a los que incorporó técnlcas de invocaciones y operaciones de magia tántrica y sexual, así como informaclones recibidas de una supuesta entidad mágica que mantuvo comunlcación con él revelándole toda una serie de secretos. La línea seguida por Crowley, que Ilegó a autodenominarse la Gran Bestia, 666, hace sospechar que derivó, al menos en sus últimos tiempos, hacia lo que llamamos la “ la vía de la mano izquierda”.

La segunda de estas sociedades fue la “lnner Light" sus filas fueron Dion Fortune, que llegó a ser Gran Maestre de la sociedad, y Gareth Knight. Esta sociedad preservó una serie de conocimientos acerca de la kabalah y del conocimiento oculto, pero se desconoce su continuidad, aunque pudiera ser que hubiera terminado por refugiarse con la siguiente.

La tercera de estas sociedades, vigente en la actualidad, es la Orden de los Constructores del Adytum (Builders of the Adytum o B.O.T.A.), fundada por Paul Foster Case, miembro de la Golden Dawn y depositario de los documentos de la misma. Esta sociedad imparte en la actualidad sus enseñanzas mediante el sistema de monografías y tiene sus sedes centrales en California (habla inglesa) y Colombia (habla hispana). Sus enseñanzas recogen el conocimiento de la Golden Dawn en cuanto a técnicas de utilización del Tarot para prácticas de introspección y transmutación interior, así como estudios sobre kabbalah y alquimia interna y otros de índole más profunda acerca del ocultismo.


Trabajo esotérico
El trabajo de la Golden Dawn, que ha sido de un modo u otro retomado por las distintas ordenes que han surgido de ella es quizá el que nos es más próximo. De ella y de aquellos que han estado de vinculados a las distintas corrientes que de ella surgieron, ha surgido la mayoría del esoterismo profundo que hoy aparece divulgado en la literatura esotérica actual; Sería muy extenso hablar de sus trabajos, pero las obras de lsrael Regardie, Dion Fortune, Gareth Knight, Aleister Crowley, Kenneth Grant, Paul Foster Caise y otros muchos nos muestran la gran extensión de aquel trabajo que esos pioneros comenzaron.

Su simbología es extensa y sólo nos limitaremos a indicar que su trabajo, aun cuando tuvo un elemento importante de vinculación con la magia y la adivinación, se caracterizó fundamentalmente por el trabajo con el Tarot Esotérico, usando ese conjunto de láminas como un verdadero libro pictórico donde aprender las claves del ser interno del hombre.

El otro elemento fundamental de su trabajo, quizá el más importante, fue el Árbol de la Vida kabalístico, haciendo este símbolo accesible para occidente y liberándolo del oscurantismo hebreo para presentarlo como un sistema de búsqueda personal que cualquier hombre podía emprender, La Kabbalah que enseñaron estructura la Creación-Emanación en un sistema ordenado que nos habla del modo en que se estructuró el Cosmos así como del modo en que esté estructurada la psique humana. Presenta un modo de realizar la búsqueda interior siguiendo unas pautas organizadas y permitiendo la organización de todo sistema esotérico dentro de un esquema común, no en balde Crowley comparó el Árbol a un gran fichero donde podían estructurarse, para conocerlos mejor, todos los sistemas de filosofía y creencia verdaderos.

Los 22 senderos del Árbol, asociados a las 22 letras hebreas y, junto con estas, a los 12 signos zodiacales, los 7 planetas y los 3 elementos (los kabalistas opinan que la Tierra es un elemento nacido de la fusión de los otros tres), fueron relacionados con las 22 letras hebreas, obteniéndose así un sistema complejo, profundo y sabio en el que la meditación y el estudio permiten al estudiante trascenderse a sí mismo y desarrollar el proceso interno que llamamos, alquímicamente, la Gran Obra.

φφφφφφ



Las presentadas son las más conocidas y las más importantes órdenes esotéricas, junto con sus más importantes antecesores y sucesores. Queda, por supuesto, mucho que decir respecto a ellas y quedan también en el tintero muchas más órdenes de las que ni siquiera se ha hablado y que por falta de tiempo no vamos a poder tratar. Algunas de ellas transcurrieron en el secreto más absoluto; algunas fueron benéficas, pero también hubo otras de increíbles tendencias y fuerza maléfica.

Todas ellas han transmitido a su manera la tradición y han compuesto la gran familia del ocultismo. Citando tan solo algunos nombres podemos recordar entre ellas a los Iluminados de Baviera o a los “Illuminati” españoles, los “Khlystis” rusos, de los que parece ser que surgió Rasputín, los “Verdes”, los “Gnósticos”, los “Lagartos”, los “Polares”, Ia “Sociedad VriI”, Ia “Thule” germánica, la “Orden de |os Caballeros Teutónicos” y muchas más cuya labor ha quedado indeleblemente impresa en la historia del conocimiento oculto.

Buscar en éste site

Enlaces de interés